top of page

"En caso de emergencia rompa el vidrio" plantea una reflexión profunda sobre la urgencia de la crisis actual que enfrentamos: la emergencia climática. Un vidrio que nos separa de un espacio vacío nos invita a que lo rompamos en caso de una emergencia. La imagen de ese vidrio hace evidente la perspectiva exclusivamente antropocéntrica desde la cual contemplamos nuestra realidad. Este juego semiótico nos incita a cuestionar si estamos tomando medidas adecuadas frente a esta emergencia o si debimos haberlo hecho hace décadas, considerando la rapidez con la que nuestro planeta está experimentando cambios sin precedentes.

La "nada" detrás del vidrio representa la ausencia de acción concreta frente a la realidad que se desvanece ante nuestros ojos. Esta representación simboliza la necesidad de romper con la inacción y renovar nuestras acciones para abordar la emergencia climática. La obra se convierte en un receptáculo de la "nada material", activando sistemas de pensamiento relacionados con las energías, vibraciones y elementos microscópicos que coexisten en nuestro mundo y en nuestros espacios.

Al declarar una emergencia, se borran las responsabilidades y se busca una solución sin preocuparse por su origen. No obstante, es crucial cuantificar la influencia humana en el clima y reconocer que cada acción cuenta. Es imperativo que, más allá de la declaración global de emergencia, identifiquemos quién y cómo actuará para resolver este desafío. La atención debe extenderse a las instituciones que poseen el poder de abordar la emergencia de manera efectiva y no centrarse exclusivamente en los individuos.

ARTBO 2023
Proyectos
Curaduría Claudia Segura

bottom of page