xx

Sonnia Yepez (COL) - Julia Volpato (ARG)

12.09.2019 - 02.11.2019

LA URRACA AL OROPEL

Muy calmada y atenta en lo alto de un poste Aguardaba la Urraca.

Bien de noche fuera,

Ni la barahúnda de la multitud la desconcentraba. 

Habíase visto antes a la encandilada

Tan robusta, resuelta y atrevida,

Divisando desde lejos lo que figuraba

Como una alhaja, una joya o una gema.

 

¡Ave terca y testaruda!, cotilleaban dos palomas vecinas,

Que día a día observaban cómo ésta

Asechaba cuan destello presentaba

Todo tajo y todo borde, todo filo y toda esquina. 

 

Sin ton ni son la Urraca extendió sus alas. Intrépida proyectó su pecho a lo alto de su vista, Se alzó en vuelo con elegancia y sin premura, Conteniendo entre sus ojos aquella primorosa reliquia. 

Próxima ya la picaraza a su objetivo,

Los tarsos extendidos, rígidos y arqueados los dedos.

Solo le bastó un leve roce al objeto

Para colmarse de su esplendor y finura. 

¡Ah qué risas de faena! entre pitorreo y mojiganga

Viéndole a la ingenua las torcazas comentaban: -Pobre y tonta Urraca absorta de su hallazgo

Que resultó no ser más que una lata con un tajo- 

 

Detenida la Urraca en suelo,

Gozosa y jubilosa contemplaba ya su objeto,

Y qué desconcertadas que han quedado estas aves chacoteras

Al ver a la trampera venturosa de su hazaña. 

 

Ha sabido ver la atenta alada

En este diáfano artilugio,

Toda gracia, y todo aire, todo encanto,

Libertad. 

Andrés Matías Pinilla Septiembre, 2019

.png